Comprar online VS en la tienda física

Comprar online VS en la tienda física

Aunque cada vez hay más y más gente que se anima a hacer sus compras online, todavía hay muchas personas que prefieren ir a la tienda física. Si existe esta diversidad de opinión es porque cada método tiene sus ventajas e inconvenientes, que te explico a continuación.

Las expectativas sobre el producto

Comprar online le da pleno control al consumidor sobre lo que quieren comprar y dónde, pero el producto en cuestión es el motivo más importante por el que se decide a comprar online o en persona. Tal y como explica el psicólogo del consumidor Phillip Graves en The Chicago Tribune, los consumidores tienden a comprar online los artículos familiares que pertenecen a una marca con buena reputación y cuya calidad pueden predecir fácilmente.

Distinto esfuerzo, mismas expectativas

Cuando el consumidor compra en persona, esperan obtener algo extra a cambio del tiempo, dinero y esfuerzo que pierden en llegar a la tienda.

Esta recompensa puede ser el trato personal o la ayuda del vendedor. Es realmente un lujo salir de la tienda con exactmente aquello que buscabas.

Por lo contrario, la compra online requiere mucho menos esfuerzo. Aunque las expectativas del consumidor no tienen por qué ser muy diferentes. Normalmente lo que busca el usuario es transparencia en los niveles de inventario, la facilidad para encontrar el mejor precio, las opiniones de otros usuarios y las ofertas.

al comprar en la tienda física cuentas con la ayuda de un vendedor

El valor emocional de comprar

Comprar es más que simplemente consumir. También tiene que ver pasar tiempo con amigos, la manera en que te percibes a ti mismo físicamente por un momento, etc. Estas son cosas que no se experimentan con la compra online y que puede ser  lo que incline a algunos consumidores hacia las compras online.

25 maneras de ahorrar comprando ropa

La ropa es divertida, expresiva, y … cara. Si tu armario está a punto de reventar, pero tu cartera está vacía, aquí te dejo 25 formas de ahorrar dinero cuando tienes que comprar ropa nueva y aprovechar al máximo lo que ya posees.

1. Comprar ropa interior barata

Si vas a comprar ropa interior para llevar debajo del jersey cuando hace frío – como camisetas de tirantes o de manga larga – no te molestes en comprarla de marca. Nadie va a verlo, y probablemente no te va a durar mucho tiempo – las camisetas interiores siempre se ensucian más. Deja las marcas para las prendas que realmente se vean.

2. Compra ropa fuera de temporada

Sabemos que es mucho más atractivo comprar cosas de pretemporada. Cuando hace un frío que pela, comprar un vestido de verano ligero hace sentir que la primavera está a la vuelta de la esquina. Pero si compras siempre para lo que viene, estarás pagando el precio máximo de venta al por menor. Si compras para la temporada actual, obtendrás un precio mucho mejor.

compra ropa fuera de temporada

3. Compra un traje de baño bueno

Cuando se está preparando para unas vacaciones, es tentador cargar con un montón de bañadores baratos. Sin embargo, todas esas cosas baratas te van a terminar costando más a largo plazo. No sólo estás comprando más de lo mismo, para empezar, también se van a estropear pronto y los vas a tener que cambiar. En lugar de eso, gástate el dinero en uno realmente bueno, un traje de baño bien hecho y que te vaya a durar. Una vez que lo hayas usado, enjuágalo o sumérgelo en agua fría del grifo para eliminar la loción, crema solar, y otros aceites, que pueden dañar el color y la tela. A continuación, deja secar al aire. Con un bueno cuidado, puedes gastar el mismo bañador durante 3 o más años. No te imaginas llevando el mismo bañador durante tres años? Entonces elige uno negro básico con el que es difícil equivocarse.

4. Evitar los outlets

Poder ahorrar hasta un 50% está bien verdad? Pero las tiendas que tienen este tipo de descuentos suelen ser prendas de la temporada pasada que no se venden (por lo general por una razón, como un color poco favorecedor, mala fabricación, o mala calidad).

5. Evitar las modas pasajeras

Todas las tendencias tienen su momento, pero una vez que ha pasado, lo más probable es que ya no vuelvas a usar esa ropa. A pesar de que hay tiendas que venden ropa trendy muy barata, lo más probable es que te termine saliendo caro a la larga, puesto que tendrás que renovar tu armario con más frecuencia. En lugar de caer en la moda rápida, compra sólo artículos de moda que realmente te gusten y que encajen con su estilo.

6. Amplíe tus opciones con los accesorios

Haz que tu fondo de armario tenga más vida con accesorios de baratos – piensa collares, pulseras, cinturones y pañuelos que combinen con la ropa que ya tienes. Especialmente si tu armario está lleno de ropa aburrida para trabajar, algunos accesorios te aportarán un look más divertido y casual. Esto no es sólo para las mujeres, los hombres también pueden transformar su aspecto con calcetines y corbatas estampadas o diferente de colores.

7. No tengas miedo de las manualidades

No, no estamos diciendo que tengas que hacer tu propia ropa – que es más difícil de lo que parece. Por lo contrario, sólo tienes que aprender algunos conceptos básicos de costura. Coser un botón en realidad es súper fácil, y puedes sustituir los botones de una camisa en vez de comprarte una nueva. Aburrido de una chaqueta de punto? Dale un poco de nueva vida cambiándole los botones. Si  posees o tienes acceso a una máquina de coser, aprende a hacer un dobladillo simple. Te puedes ahorrar en dobladillos en tus propios pantalones y jeans. Y esos pantalones tan maravillosos que arruinaste cuando caminabas por un charco? Puedes hacerles un dobladillo apra que queden como nuevos.

8. Utiliza aplicaciones de cupones

Existen aplicaciones para todo, y como era de esperar, hay un montón de grandes aplicaciones de cupones que pueden ayudarte a ahorrar dinero. Yowza es una aplicación gratuita, basada en la localización para Android y el IOS que le permite buscar los cupones en las tiendas de su zona.

9. Hazte amigo de un vendedor

Estás siempre de compras? Vale la pena conocer a uno de los vendedores. No sólo vas a obtener un mejor servicio (que nunca viene mal), sino que también vas a conseguir información sobre ventas y ofertas. Si hay un producto que amas, pero el precio es demasiado alto, puedes preguntar a tu vendedor si se va a rebajar.

10. Cuidado con la etiqueta de limpiar en seco

Si compras productos que necesitan limpiarse en seco, vas a seguir pagando por el producto aún despues de haberlo comprado. Dependiendo de la frecuencia con que necesitan limpieza, podrías gastarte 10€ extra cada mes. En lugar de eso, trata de encontrar ropa que tenga un aspecto elegante y pero que se pueda meter en la lavadora.

11. Compra sólo aquello que puedas pagar

Si no te lo puedes permitir, déjalo estar. Una manera de gastar menos es comprar sólo ropa con dinero en efectivo; entregar el billete físicamente hace que te dés cuenta de lo que estás gastando y de que lo sientas mucho más que si simplemente extiendes la tarjeta.

12. Guarda tu ropa con cuidado

Alarga la vida de la ropa que tienes cuidando correctamente de ella. Eso significa plegar los suéteres y camisetas correctamente, no guardarlos hechos una bola. También hay otras prendas que será mejor si los cuelgas de perchas, como las chaquetas o los pantalones de traje.

13. Cuenta hasta tres antes de comprar

Si estás pensando en comprar algo – un bolso de mano, una camisa nueva, lo que sea – antes de entregar tu tarjeta de crédito, proponte el reto de hacer una lista rápida de las tres razones para comprarlo. (No puede ser porque lo quiero, lo quiero, y lo quiero.) Piensa en tres prendas de tu armario con las que puedes combinarlo, o tres próximas ocasiones en las que lo vas ap oder utilizar. Si no las encuentras, no lo compres.

14. No hagas caso a las rebajas flash

Las rebajas flash conducen a compras locas, llenas de adrenalina. Las tiendas te atraen en diciéndote que vas a recibir grandes descuentos en productos de diseño – y sí, es una gran caída de los precios – pero en el calor de una venta flash es probable que no tomes decisiones inteligentes.

15. Sé un buscador de gangas

Las tiendas normalmente ponen los artículos más caros en el centro, y en especial en las boutiques de alta gama. Camina por los bordes de las tienda, y mantén los ojos bien abiertos para ofertas. Las tiendas colocan cuidadosamente los artículos para tratar de animarte a gastar dinero , por lo que los elementos con mayor descuento son los más difíciles de encontrar.